lunes, 1 de junio de 2009

El Pre-edípico


Parado fuera de su colegio
su primer día de clases
con sus zapatitos relucientes

con su peinado relamido

con un esbozo de sonrisa

con sus padres separados

escucha años después

su propio llanto contenido

en la boca del sobrino...


una queja en el nombre de toda la injusticia familiar

1 comentario:

Jorge Giubergia Ulloa dijo...

Yo tambien lo veo...
y huyo de todo aquello que lo recuerda.

dame esos cinco!!

yo