miércoles, 2 de septiembre de 2009

Danza de la vida

Suave y armónica
de imperceptibilidad magna
una vez abiertas tus puertas
todo es plenitud


vida, canto, baile, risa
amor


viernes, 7 de agosto de 2009

La Fuerza


Nadie contaba mucha novedad esa reunión de generación aquel año. A todos los que fuimos se nos ocurrió vestirnos con el uniforme del colegio, el mismo que usamos para la licenciatura, guantes blancos, pelo corto, afeitados, mochos, pendejos. No se en qué momento de la nostalgia se me ocurrió volver s ese momento patético y repetirlo. Entiendo que muchos hayan faltado. Luego de un rato me dije “me voy de aquí”.


Era ese típico atardecer tarde de fines de marzo… alargado, ya no tan caluroso, de tintes dorados; tome el auto y salí, Avenida Blanco hacia el oriente por ese profundo paso bajo nivel bajo la línea del tren que en esta ocasión me pareció más profundo que nunca y con un pavimento en pésimas condiciones. Manejaba hace poco y todavía resultaba un desafío manejar en esas condiciones, sentí un poco de miedo, el miedo de andar en las calles de Santiago, sin estar ahí...

De hecho tenía que irme a Santiago en bus una vez dejado el auto, pero ese paradero de buses estaba repleto, era un fin de semana largo y pensé mejor tomar el tren, debía estar cerca de ahí, solo había que caminar hacia la estación más cercana Tenía ganas de caminar.

Al poco andar, vi una parcela con los portones abiertos que separaba la carretera de la línea del tren y la estación que buscaba. Entré. Tenía hartos árboles y arbustos, el pasto cubría toda la superficie, había una casa al fondo y junto una lagunita. No avancé mucho hasta que frente a mi vi un leopardo acostado mirándome amenazantemente y un rottweiler que se acercaba letalmente silencioso.

Sin chistar, volteé rápidamente y me propuse salir de la propiedad, cuando veo a este sigiloso felino plomo frente a mí. Su pelaje era grisáceo, casi lila, sus ojos amarillos, su musculatura imponente, su actitud inequívoca.

La pantera gris se abalanzó sobre mí con sus colmillos que inexplicablemente pude contener con mis manos por un momento. Ahí pude ver sus fauces y más adentro la oscuridad y el miedo a lo desconocido que resultaría mi propia muerte. Logré empujarlo y me escapé fuera de los portones de la propiedad, pero este visceral felino no conocía el límite territorial como una restricción a su apetito.

Se puso delante de mí, me cerró el paso y volvió a lanzarse frontalmente sobre mí con mayor disposición de vencer mi mejor defensa. Logré contener sus mandíbulas, pero su disposición era imbatible, me sentí desesperado, solo, débil. Desperté… la única salida a la muerte de esa vida fue esta, mi propia vida.



Asciende llena la luna de leo...

miércoles, 15 de julio de 2009

El martes se ha ido

"Train roll on, many miles from my home
See, i'm riding my blues away
Tuesday, you see, she had to be free
But somehow, I've got you to carry on
My baby's gone"

Lynyrd Skynyrd - Tuesday’s Gone


Aquel domingo en el locoviario te pasé mis restos
y es que sin ti no tengo un espacio, soy el camino
te extraño porque emerjo en el sentimiento
te quiero porque queriéndote siento

Un ping-pong emocional dentro de mi, te extraño...
hago mi camino hacia la esencia
la lejanía de este martes


hay paleteo dentro de mí
no puedo negar mi naturaleza, soy la nada
y si existe la letra es por ti
pero hoy no vale creerme algo sin ti

la mesa se acelera en la capital, dependo...
parto mi camino hacia la esencia
la lejanía de este martes


mañana al solo andar me disolveré
me volveré el todo, seré lo más feliz

no más rieles que un eco
pura libertad, mi propio existir

no siento el ruido en la eternidad, desaparezco...
no hay camino hacia la esencia
no hay días ni lejanías

martes, 30 de junio de 2009

Mi Música


Deberías escuchar mi música...

revela daño emocional
un nudo en el árbol,
su follaje de puntas,
colores opacos
se tornan rítmos y tonos


Deberías escuchar mi música
y su onda intelectual
conceptos ocultos,
silencios odiosos,
disonancias a full.
Un reflejo de nuestra sociedad

Deberías escuchar mi música

es lo máximo en exclusividad
no se baja por torrent,
se reniega a MTV,

es imposible de recrear,

pues nunca se ha tocado en vivo

Deberías escuchar mi música

si algún día me atrevo a exponer
su mensaje honesto
más que mi propia letra

lunes, 1 de junio de 2009

El Pre-edípico


Parado fuera de su colegio
su primer día de clases
con sus zapatitos relucientes

con su peinado relamido

con un esbozo de sonrisa

con sus padres separados

escucha años después

su propio llanto contenido

en la boca del sobrino...


una queja en el nombre de toda la injusticia familiar

jueves, 21 de mayo de 2009

Danza Fibonacci




y la veo acostada junto a mí
y me veo sobre el sofá de su casa
agotado y sin fuerzas
capaz de levantarme por compromisos
de desgastarme por quienes quiero
y pienso en ella, dormida , junto a mí


Soy yo, el miedoso, el quedado, sin iniciativa por lo que quiere, de alguna manera sedado, que es buscado e invitado. Se interesa, observa y se aleja sigilosa y premeditadamente...
Soy tú, su complemento, la intensa, cálida, receptiva, activa y coqueta. La que sabe lo que quiere, lo incorrecto...
Soy yo, el infiel, acallado y enmascarado, maniatado por sí mismo, el proyectivo...
Soy yo, gozadora, insaciable, histérica, mentirosa, agresiva e ingrata... dependiente.
Soy ella, sensible, asquienta, responsable, acorazada, moralista, insegura y anal...
Soy él, un celoso compulsivo, agresivo e impulsivo, un enfermo, un idiota...

Soy el patán, luego el malo, soy mckenzee, roger waters, troyanotz, el coso, tío joy, el pigso; soy tu hermano, tu hijo, un doctorcito, un soquete, el chascón

Subo un peldaño más en la escalera
puedo ser ambos tomados de la mano
vamos creciendo

A veces un paso arriba o abajo
mirando en cualquier dirección
solo o acompañado
a tu izquierda o derecha

No soy lineal
soy espiral
soy la conciencia
y esta es mi danza

miércoles, 22 de abril de 2009

Sueño Vocacional


Ya había entrado la noche, los árboles sombreaban el lugar, debe haber sido alguna ciudad grande. Había una plazoleta amplia y avenidas a los lados. Sin embargo, no había mucho tráfico. Yo me encontraba sentado en una banca.


Fue entonces cuando cruzaron. Me llamó rápidamente la atención tal boche, la música pachanguera la seguía como una molesta estela acústica, usaba una mochila-parlante (algo que solo en un sueño puede existir) , era adolescente, delgada y vestida de rojo arriba. A su lado caminaba un niño pequeño, de 9 a 10 años, morenito, camisera a rayas.

Hay días en que ando irritable y debo hacerme cargo de mi genio, pienso "por qué mierda tienen que imponer su ruido a todo el mundo... me encantaría hacerlos callar" En ese momento veo en la vereda, a la distancia, mi propio equipo de música sobre un mueble, ubicado justo en la esquina donde se dirigian. El control en mi mano y la lección perfecta para aquel par de irrespetuosos. Subo al máximo el volumen y que mejor que Metallica para asustar a alguien, track 2, disco 3... espero que se acerquen... y apreto play.



El escenario se quiebra. La niña, luego del shock, sale corriendo y su música la dejó de escuchar, pero el niño que la acompañaba se queda congelado. Se recupera, toma el equipo, lo levanta y lo lanza con furia hacia la calle, destrozándolo.

Entonces me levanto, le grito, llamando la atención del niño quien ahora empieza a correr rápidamente. Lo persigo. Salta una reja, tengo que dar una vuelta, me toma ventaja, se mete a un condominio de puras casas blancas y una reja negra. No lo pienso dos veces y me meto. Veo que el chico entra a una casa y lo sigo.

No era una simple casa. Era una sala de espera de un consultorio. Veo al niño sobre las piernas de su madre y los hago pasar al box para su atención. Estamos los tres en la sala y empiezo a conversar. Le digo "hiciste algo que está mal, pero eso no significa que eres malo..."

Derrepente suena un golpecito que proviene de una ventanilla que hay al lado, interrumpen la conversación y me dicen "la sala de espera está repleta, no hay espacio. Necesitamos que abandone el box, otras personas lo necesitan usar"

Al despertar solo me pregunto: ¿Cuáles son los alcances de un psicólogo en la comunidad?

martes, 21 de abril de 2009


Dios bendiga a los fumadores

que comparten sus cigarros con el prójimo
Sin ellos mi vicio sería insostenible

domingo, 12 de abril de 2009

Cuestarriba

(soundtrack: Metallica - Suicidal & Redemption)


inhalar y exhalar

arriba y adelante
un paso, un dolor

calor, peso

otro paso

los hombros,

la espalda


siempre el comienzo es cuestarriba…


tengo el cuerpo frío

no respiro bien

tengo que sonarme
una y otra vez

mientras camino

piso mal

me preocupo

miro el piso, precavido

no disfruto


elegí este desafío para redimirme…


inhalar y exhalar

arriba y adelante

un paso, un dolor

calor, peso

otro paso

los hombros,

la espalda


mejor tomar un sorbo de agua

refrescarme y caminar

arriba y adelante
un claro se hace entre los árboles

se ve una cima

queda poca subida

la belleza del bosque mata todo cansancio…


lograr la cumbre

ver todo el valle

el volcán a lo lejos

y más adelante ya es en bajada

una brisa fresca al caminar

siento que puedo ir más rápido
soltar los talones y dejarme caer

correr si es posible



miércoles, 8 de abril de 2009

Me cuentas tu sueño... veo el futuro



2012, espejos
mi camino, la naturaleza
mi aliento, el cambio
todo esto es una ilusión
tecnología, no necesito
solo me debilitará aquel día...

Hoy tu relato me hizo nacer
a través de él vi como moriré
Un ciberespacio de letras, signos, un mar de conocimiento infinito
los beneficios de la modernidad...


Un suspiro de grandeza,
no de trascendencia

no hay más trascendencia que tu relato
el observar nuestro ciclo completo, hermoso, inevitable
somos sabiduría donde quiera que estaremos
seremos el todo

Un arco iris en el cielo, todos predecían su aparición
lamentablemente lo no espontáneo es alarma cuando le toca a la madre tierra
nada más que el hombre se jacta de lograr esta condición
¿creación o aniquilación? son procesos paralelos
y no ponemos la otra mejilla...


Lo soñaste
lo vivimos esa tarde meses antes
lo viviremos eternamente...

Mónica gritando -¡está caliente!-
tirando la moneda al suelo
vi explotar el celular dentro de mi mano

Todos se esconden en el bunker
y sin razón aparente todo está claro
-¡Volvamos a la naturaleza!- digo
-solo ahí será seguro-

martes, 30 de diciembre de 2008

Carretera II: Disposición


And how can I blame you
when it's me I can't forgive
(Metallica - The Unforgiven III)


Todo partió con un duelo, más de un año atrás...


En la vida nos afectan mucho las cosas que nunca creemos que nos puedan suceder. Así es como pasamos de ser niños a adultos y madurar. En comienzo estamos flotando en el todo hasta aprender a abrir los ojos mil veces y caer. Poner una y otra vez los pies en la tierra y levantarse. Entonces solo queda caminar. Improvisar una búsqueda, un viaje en torno a nuestro universo.

Aquí, tu lectura, ya sea continua o intermitente, ha visto un camino que nadie sabe realmente donde va. Me sumo a ti en este punto en que podemos darnos vuelta y mirar un curso en donde nos hemos embarcado. La actitud básica del viaje es apertura y vulnerabilidad y la disposición a soportar lo que puedes llevar en tu espalda más la bondad del mundo entero y buscar la humanidad en cada uno de nosotros…


El equilibrio solo se encontrará una vez finalizado el viaje

Feliz año

lunes, 22 de diciembre de 2008


El resentido ya está resintiendo
ya sea ayer o un mes antes
se acuerda
que no hizo este o aquel
todo es carencia!

más tiene él sed, es insaciable

incapaz de recordar los buenos sorbos de la vida

iterativa su queja amarga es un canto
aspero de voz y molesto con su amargura
un niño en un cuerpo maduro
si hasta de filosofía habla
hace biodanza y tiene un blog
todo un personaje
su única desgracia:
no sabe que el mundo son las tablas

sábado, 15 de noviembre de 2008

Monocromo


Ahí yacía... sentada, callada, real, bella, con sus ojos brillantes y vergonzosos, cabeza gacha; incómoda, disociada... un viejo álbum de fotos en sus manos, su vieja casa de la niñez, algo que la amarra hasta el día de hoy ¿una herida aún abierta? ¿una mala despedida?

Rompe su silencio junto con limpiarse las lágrimas, rechaza la contención ante su pena, no quiere sentirse mal, como si el expresar las emociones necesariamente tuviera que pasar por la deliberancia de su mente. Se endereza, cierra el libro y dice "mejor hagamos algo entretenido, no quiero estar más así"

Te amo pigsita

sábado, 25 de octubre de 2008

Canción Vetada


¿Haz tenido alguna vez una canción vetada?


Hoy me siento afortunado... la vieja radio perdida en trasmisiones que nos envuelven y traspasan imperceptiblemente encuentra las suaves cuerdas monótonas... el verso del fuego, el agua y la naturaleza que nos rodea, donde un desencuentro no solo es la muerte, sino la diferencia de dimensiones en que transitamos hasta el olvido...


Los versos cargados que hablan sobre los miedos perpetuos, el envase marítimo; nuestro propio planeta, un útero común.

No hay nada más bello que el reencanto que conlleva una relectura. Cuando me encuentro con la canción reparo en que, puesto que la vieja grabación sigue intacta, la única posibilidad de cambio está en mi escucha.

Te has vuelto una montaña, serena, imponente, majestuosa; que me llama a visitarte cada cierto periodo de tiempo. Tú, como símbolo de la estabilidad que es la naturaleza, reflejarás mis pequeños cambios profundos. Cambio que a veces creemos imposible, como amenazante para lo que supuestamente somos...


Como desearía que estuvieses aquí

sábado, 18 de octubre de 2008

Una especie de submarino amarillo

¿Qué es la vida? Un frenesí,
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

(Calderón de La Barca)




Una noche más ahí... en esa esquina folclórica, Teatinos con la alameda, justo al lado de la moneda ¿plata? La justa pa la micro. El cuadro era florido. Se puede ver toda suerte de vendedores ambulantes: sopaipas, anticuchos, bebidas, cafecitos, tesitos, galletas, suflés, sexo, pitos, coca y una gran diversidad de ofertas.

Entonces, llega la maquina amarilla. Ya no recuerdo el número que tenía, estaba vacía, solo tripulada por su amenazante chofer, un sujeto alto, calvo y gordo, que me recuerda a alguien de la lucha libre americana. No fue coincidencia hacer esa observación, pues pronto esta inocente sensación sería bien cercana a la realidad.

Afuera, el lugar estaba repleto y, una vez abierta la puerta de la micro, se sube la gente a tumultos. Puedo ver la amplia fauna local a estas horas de la noche compuesta por punkies, góticas, hippies, señoras, viejos, putas y yo en medio.

Luego de un tiempo se llena la legendaria maquinaria, yo logro tomar un asiento, mientras muchos van de pie y parte la caravana nocturna santiaguina rumbo a San Bernardo.


No alcanza a ser mucho el tramo recorrido cuando sin razón aparente la micro se detiene y luego el chofer se levanta y pasa junto a mí hacia la parte trasera del antecesor de transantiago. Con fuertes zancos, una cara de muy pocos amigos y un bulto considerable, el calvo chofer empieza a putiar a un hippie. Le dice "que anday sacando la pichula conchetumadre ¡te bajay!" A lo cual solo se escucha solo como respuesta los aullidos quejosos de dos putas que lo acompañaban. En un dos-por-tres el hippie y putas están bajo la micro y el chofer vuelve a su asiento para proseguir con el rumbo.

La máquina retoma su marcha y, no alcanza a pasar un segundo, cuando se escucha un estallido en el costado derecho de la micro, que nos revolvió a todos adentro. Al hippie se le ocurrió lanzar un camotazo en la ventana y luego huyó no sin gritar unas putiadas al gordo chofer.

El gordo pierde la razón y empieza una persecución por las calles del centro de Santiago, dejando la ruta de Nataniel Cox para empezar una verdadera cacería urbana: una micro amarilla rondando por el barrio de San Diego, doblando por las esquinas hasta encontrar a tres sujetos que corren desesperadamente.


La gente dentro de la micro al principio observa muda, yo vivo la experiencia de mi vida. De repente alguien levanta la voz y dice "¡atrapa a ese hueón!¡casi nos mata!", otra persona dice "¡no! ¡no! yo quiero llegar a mi casa" y otro le responde "señora hay que enseñarle a estos hueones".

Así se dividen los pasajeros en dos bandos que empiezan a discutir sobre el sentido de tal persecución.

No pasa mucho tiempo cuando el gordo logra divisar al hippie y subiéndose sobre la vereda con la micro acorrala al trío dejándolos sin salida y salta con agilidad felina desde su asiento sobre el desafortunado pelmazo. El gordo, ahora si luchador, empieza a darle una golpiza enorme al hippie, quien solo se queja en las primeras dos mangas recibidas. Luego, se escuchan únicamente los machacazos de los puños brutales a un ritmo incesante que se armonizan con los chillidos desesperados de las putas que acompañan al, ya muy maltraído, hippie.

La gente dentro de la micro sigue discutiendo, pero luego de un rato de alentar al gordo algunos callan y otros empiezan a marcar el 133 desde sus celulares. Pero algunos siguen hablando... dicen: "se lo merece, así nunca volverá a hacer esas huevás", otros dicen que esos no son los métodos y de repente un pasajero dice ser carabinero, pero que no hará nada porque no está de servicio. Otro lo increpa, diciéndole que es un maricón, que cómo permite que todo esto ocurra, frente a lo cual el paco inactivo guarda silencio.

A esta altura ya empieza a ser unánime que el gordo suelte al ya pobre hippie y nos vayamos a casa.

El gordo, luego de satisfacer su apetito sadista, se sube a la micro y retoma el recorrido, la vieja y averiada Nataniel Cox, luego dobla por Bio Bio y toma San Diego, frente a la plaza Matte por un lado y al persa por el otro rumbo al sur.

Luego unos colores exuberantes colman la antes tensa escena, perdiéndose los detalles de las personas y dejandome entrever sólo sus siluetas. Pareciera que la Gran Avenida fuera un portal de luz y la micro al transitar ya no tiene contacto con la superficie de la nubosa calle...

Viejos recuerdos y personas me encuentro ahora sobre la máquina: "Que te ibas a ir para el sur con la Caro a un cerro que no ubicaba". Ahora lo podía ver por la ventana seco y desértico… "luego, se suponía que febrero iba a ser nuestro, tenía grandes planes, pero solo me importaba pasarlo bien. No había compromiso, no había esfuerzo. Realmente no te amaba, pero necesitaba alguien con quien estar en ese viaje".

"Él iba a ser padre y eso le cambió la vida hasta que supo que su pareja se hizo un aborto, que no estaba ni ahí con asumir un embarazo y creía que le cagaría la vida. Él sufre, se le puede ver en los ojos cuando lo cuenta con una cerveza en la mano, bajo un árbol en una plaza del barrio universitario...."

Momento...

Abro los ojos realmente. Me encuentro sentado y solo en la micro que se encuentra estacionada en un terminal al final del recorrido. Tengo mi celular y mi billetera, pero no tengo nada de plata y no se donde me encuentro, me bajo de la micro y veo a los chóferes burlándose de mí mientras cargan de bencina a sus amarillas máquinas. Veo un taxi pasar y decido tomarlo para salir de ahí.

sábado, 4 de octubre de 2008

Mi Recuento

Te asomas a solo una vuelta de mi nido, padre... ascendente.

Recuerdo y recuerdo los viejos escenarios de mi niñez. Quiero devolverte la mano del recuento, mi recuento de tu cariño básico. Tu fiel, pulcra e impalpable enseñanza, los destellos de cariño que tatuaste en mi actuar cotidiano.

Ahí mi foco apunta el patio verde, fresco y sombrío de una mañana de domingo. Te veo sentado, con tu diario en la mano bajo la sombra del alero... amas tanto el orden y la corrección. Me observo reflejado en la ventana, lavado, vestido y peinado lengüeteado de vaca; mis hermanos corren con helicópteros de tente para mostrártelos.

Me acuerdo de aquella noche del pinchazo... tu apoyo y serenidad me ayudó a tranquilizarme, pues fuiste tú quien me enseñó la tranquilidad y la sensatez en aquella ocasión y para toda la vida.

Recuerdo la felicidad que significaba acompañarte en el auto a comprar el diario y ser tu compañerito de ruta, sentía ese amor tan amable y protector que aprendí a entregarle a las personas, ese gusto de nominar a mi manera a quienes quiero profundamente, de sumergirme en la ternura del lenguaje... todo eso lo aprendí de ti.

Veo ahora nuestras caminatas... 

tuve la oportunidad de ver a Rancagua de tantos ángulos gracias a ti, saborear una bebida bajo la sombra de un árbol, un rincón común y acogedor luego de un tramo suave a pie... ahí cosechaste a mi manera de hacer amigos. Solo compartir lo más simple y cotidiano.

Recuerdo el quiebre... los viajes entre Santiago y Rancagua. Ahí me hice un viajero solitario.

Recuerdo los fines de semana, los feriados y vacaciones que compartimos... los asados al alero, juegos de pelota, salidas a trepar cerros, saltar olas, tragar agua de mar, los dulces de la Ligua, las películas que vimos una y otra vez juntos como los tres amigos, los regresos al futuro, las locademias de policía... yo las podía recitar casi enteras y tu siempre te reías.


Recuerdo feliz y emotivo mi niñez contigo y te agradezco por ser parte mía. Si hay un tesoro en mi vida fueron todas esas vivencias contigo.


Gracias papi


viernes, 5 de septiembre de 2008

paya veintidochera


Y veintidós pasaron si

y un año más viví
un año difícil fue
mas debo decir mucho maduré
maduré como nunca en mi vida
siendo hoy yo quien decida
dar mis pasos de autonomía
al elegir mi propia vía

y este es mi camino si
el constante devenir
que el mundo aguarde ahí
que me alisto a partir
ya que quiero experienciar
oler, amar y cantar
un cumpleaños más felí
por eso canto este septiembre así

lunes, 21 de julio de 2008

And I love her

Creo que muchas veces he escrito sobre ella, pero nuevamente se me hace figura su persona en un fondo invernal. Hasta ahora, mi vida muchas veces es la cuenta de un año atrás hoy. Es invierno en Rancagua y los paisajes grisáceos se contrastan con la tierra húmeda y la maleza floreciente. El camino lo recorro en mi bicicleta y atestiguo el rápido crecimiento de esta curiosa ciudad.

No se si he leído mucho a Bolaños últimamente, como forma de desprenderme de la literatura académica de la cada vez más lejana escuela, pero me entrampo si efectivamente estoy haciendo un plagio de su narrativa o una adecuada digestión de su lectura (creo que él no se permitiría usar la palabra digestión para autodefinirse literariamente, como tampoco creo que empezara definiéndose tan rápidamente sin citar su interminable conocimiento del mundo literario).

La cosa es que hoy ocurrió una situación especial que me motiva a escribir en la mitad de la noche. En primer lugar, terminé el libro que me puse a leer muy interrumpidamente por el semestre académico y (siendo más honesto conmigo mismo) social. Lo cual me deja en esa sensación de despedida que ocurre cuando me encariño con los protagonistas de las novelas. En verdad creo que no quería terminar el libro por ese motivo. En segundo lugar, tuve la oportunidad de re-escuchar una vieja, repetida y (¿por qué no?) mamona canción de los Beatles, And I Love Her, que desencadenó sensaciones muy potentes y curadoras en relación a lo que comencé hablando: ella.

Estaba en mi cama, acostado esta tarde de domingo en que nada se hace en la casa más que dormir una siesta de toda la tarde que resulta un puente entre el almuerzo y la misa de las ocho (a la cual claramente yo no voy). Cuando la mañosa radio que tengo en la pieza, que solamente está leyendo discos originales, me limita a disfrutar una vez más ese genial disco rojo de los Beatles donde sale una selección genial de las canciones de su primera época más “yeyé”, que es la que menos me doy el tiempo de escuchar en detalle. Cabe destacar que este álbum trae el folleto original donde tengo acceso a las letras en inglés que mucho menos me doy el tiempo de mirar en detalle.

En fin, llega el track 9 del primer disco y la guitarra acústica marca un cambio en el ritmo del disco. Pongo atención a las letras melosas del tema, muy típicas de McCartney y sus miliuno cantos al amor hasta que no comprendo bien el final del verso que dice “A love like ours/ could never die…” y me predispongo a chequear la letra, lo cual me hace un meloso a mí mismo. Este verso termina con “As long as I have you near me”. Es entonces cuando me recuerdo de ella ¿Sincronía? No lo se. Simplemente puedo decir que nunca había encontrado una sentencia que graficara más claramente el término de nuestra relación: la distancia.

He escrito muchas cosas para consolarme o entenderme. En un tiempo me acuerdo haber escrito en mi celular como recordatorio “Perdimos nuestra cotidianeidad” como requisito básico para llevar una relación de pareja acorde a mi madurez (por no decir mi nosequé) y otras cosas más que, por suerte, no me acuerdo. Lo que significa que no estoy tan pegado con el tema. Sin embargo, puedo decir que me sentí en paz y tranquilo que Paul haya escrito esos versos sobre el amor décadas atrás. Me da una especie de confort real, de pertenencia en un grupo de sujetos que nos interesamos en romper las barreras para sentir un amor total, donde puedo mirarme (en ocasiones demasiado nostálgicamente) y aprender de mis experiencias, dejando de lado la culpa, aceptándome como soy de manera honesta y sencilla.

Escuché un par de veces el tema y dejé correr libre al disco hasta su fin con la excesivamente repetida Yesterday que, hoy por hoy, no me dice nada. Luego me dio sueño y finalmente caí en la dinámica de la siesta familiar, pero pude tener un sueño muy simbólico. Pude encontrarme con ella y abrazarla. Hacer ese maldito cierre que nunca ocurrió, sentir el miedo en ambos, pero también el cariño. Le dije te extraño… hay muchas cosas de qué hablar, pero no importan. Sentí la incondicionalidad. Luego desperté. Mi padre estaba preparándose para ir a la iglesia.


domingo, 13 de julio de 2008

Propiciar Sincronía

un estado de confianza ante el devenir
el optimismo escupe en la cara de la cautela y la inocencia

y va más allá...

no quiero más lo seguro porque simplemente aburre

y porque está dentro de mí mismo


















hoy la carretera apunta al
norte...
su paisaje cálido y limpio
puro, solitario y amplio
un invierno fantasmático
más yo seré el oasis que empape las dunas perennes
y ellas absorberán mi neurastenia
me enseñarán la serenidad de su estadía inmutable ante el sol
que con su hálito calórico muta la naturaleza biológica en astral

viernes, 27 de junio de 2008

Voy!

Aquí es cuando digo hola al silencio
He ensayado tantas veces este parlamento solo por la inseguridad de querer saber algo
y aquí acaba
tantas letras y colores
me atribuí creaciones
eran solo invasiones
no logro desconectarme completamente de lo diforico de esas voces
pero hoy digo que todo lo que has leído aquí no soy yo
han sido mis intentos infructuosos de armar un yo
y es solo ruido

Este es el blog de lo enfermo
l
o hermoso de lo enfermo
lo oscuro de lo enfermo
lo solo del enfermo
solo me enfermo
me enfermo

que tierno
tierno el enfermo
un hermoso enfermo
puta el pobre enfermo
¿hasta cuando seguirá siendo el enfermo?
mejor pongamosle pongamosle nombre al enfermo

el enfermo del ruido (su propio ruido)

martes, 13 de mayo de 2008

(...)

oscuro... atercianado... retumbante...

en el entonces remodelado baño enlozado... frío...
acompañado por la estufa eléctrica que al enchufarla desprende un olor a algún bicho quemado por los alambres calientes...
veo esa sombra inclinada, acurrucada...
siento la suave y espesa alfombra que cobija mis pies helados, el pijama puesto de memoria, viejos trapos que me visten azarosamente...
Siento entonces una sensación de putrefacción interna, una replitud ajena...
lo cual merece un rito extremo.


5 AM, domingo de purificación
qué se purifica más que un envase...
vacío... aburrido...

Guaj!
todo lo tomado ya es mi sangre

Guaj!
quiero botar mi propia entraña

Guaj!
porque... algo en mis vísceras

Guaj!
hay algo en mis vísceras

Guaj!
que no soy yo

Guaj!!!
pero...

Guaj!!!
¿qué soy yo?

domingo, 13 de abril de 2008

Laguna surrealista



como un ungüento oscuro...
un lago de eso
necesita algo de combustible el helado cáliz para lograr un interesante espectáculo.
Si quisieras llevar la pirotecnia al acto humano ¿qué estado psíquico refleja la fiesta más que la misma locura?
cuando mi cabeza se vuelve la olla en que mezclo los ingredientes tóxicos
mi cuerpo vive esa psicosis pasajera... fusiones, declaraciones, expresión animal... perdida de la concepción de tiempo o límite, de espacio, sentimiento presente, espontaneidad pulsional...un ser inadaptado, incluso para mi mismo, para mi memoria, para mi moral, mi vergüenza, mis miedos cotidianos...
Tan extremos son los humores, tan frágil mi conciencia. Hoy me siento extrañado, débil y malhumorado; no es la primera vez que vivo esta experiencia, más bien es como parte de un ciclo en mi vida, una noche de extremos, una flama inconsciente.
Luego, a la mañana siguiente, una laguna amnésica, plástica, como un cuadro o un dibujo animado; fue realidad para quienes me acompañan, un sueño surrealista para mi...

¿En alguna parte mía habrán quedado registrados los rollos de este filme?
están las cicatrices, los residuos, la caña... lo demás son formas y ruidos... extractos musicales, ciertas fotografías mentales.

Es raro dejar de percibir, aunque sea por un tiempo, como se supone que lo hace el humano... percibir el caos del mundo que tratamos de ordenar, temporizar, estructurar coherentemente... como lo estoy tratando de hacer en este momento

lunes, 7 de abril de 2008

wake up



me llaman... era "el de la herida"
marcado por una cicatriz me hacia particular
me reconocen, quieren que cuente mi historia

¿cómo tal herida marcó mi vida?
¿cómo la sobrellevé?
¿qué hice para cicatrizar?
¿cómo de alguna forma... me curé?

les dije: mi sufrir fue solo mi cuento. Si en las llagas hay un aprender y crecer ¿cuál es el problema de lanzarse a la vida?

Al observar mi aspecto, cambió
mis manos se parecen, mi pecho y abdomen también
algo en mis piernas no está bien
¿metamorfosis mitológica?
¿revelación onírica?

centauro por un sueño
quizás por una eternidad...
sigo sus huellas en la oscuridad

escucho una voz a lo lejos...
me dice "wake up"

sábado, 5 de abril de 2008

Llama interna



¡Y partí!

partí con mi mochila de melancolía... ¡al sur!
al poco andar sentí mi cuerpo derretirse
no fue así

entre el resentimiento de brazos y piernas trascendí
logré un equilibrio más allá del constante resentir
más allá del dolor, mi tibia alma irradió satisfacción
al ver los parajes más bellos de la tierra
al comer de mi propia mano
al compartir el silencio del aquí
al solo contemplar...

mi pena helada, taciturna... nada frente a un glaciar
ahora yo soy mi propia llama al caminar

jueves, 3 de abril de 2008

Rumbo a la luna


Estuve perdido...
merodeando otros horizontes
otras costas
que no son el aquí y el ahora
divagando sentimientos
en pos de un proyecto
"el mañana inmortal"
ficción fuera de parentesis
un barco a vela flotando en el espacio con rumbo a la luna
todos lo encuentran noble

a mi... se me acabó el oxígeno

lunes, 24 de marzo de 2008

Intimidad



Nunca he tenido palabras para ti
y prefiero dejarte así...
con solo un susurro
la silueta de una oración
tan clara y brumosa como el amor
tan simple como el perdón.

No eres soledad inicua, sino aversión ermitaña

miércoles, 12 de marzo de 2008

Nuevo comienzo



Siempre tenemos la facultad de nombrar un punto en nuestra vida como un nuevo comienzo. Millones de celebraciones y diferentes años nuevos se celebran en la tierra... estos son pequeñas muertes, marcan inicios y términos, pasos y procesos. Hoy quiero bautizar un nuevo comienzo... podría haber sido ayer, pero no. Es ahora, me gusta ser caprichoso, pero decidido al nominar este momento (es parte de la inspiración que el escribir es para mi) y tampoco daré hoy un porqué, pues el porqué solo podría entenderlo ahora quien se situara en mi exacta posición en el mundo, como al ver un amanecer... cada cual ve salir el sol a un distinto momento entre los recobecos de la silueta montañosa del gran Santiago.
En este momento si puedo decir que no voy a escrupular entre mitos de viejas y sabias civilizaciones, ni teorías astrales, sino escuchar mi propio órgano latente: mi click clock, mi ritmo perceptivo, mi tiempo personal.


En este momento puedo sonreír, pues me siento feliz, expectante del devenir... simplemente tranquilo y apacible.

viernes, 7 de marzo de 2008

Me carga


(Pescado Rabioso - Cantata de Puentes Amarillos)


frase típica de mi desagrado
atrofiada y mecanizada
ladrido seco incontenible
un escupitajo amargo

digo siempre...

me carga, me carga, me carga, me carga, me carga, me carga, me carga, me carga, me carga, me carga, me carga, me carga, me carga, me carga, me carga, me carga

y veo que me cuesta mucho más escribirlo tantas veces que pronunciarlo tan reiterativamente en ciertas ocasiones...

se vuelve:
mi bandera de la disconformidad
una muletilla ante la reprimida frustración
un claro síntoma de mi intolerancia

rugir...

me carga, me carga, me carga, me carga, me carga, me carga, me carga, me carga, me carga, me carga, me carga, me carga, me carga, me carga, me carga, ¡me carga!


quizás es solamente la prueba de que, a veces, soy un mañoso.



lunes, 3 de marzo de 2008

Mas bien algo enfermo


A veces parece increíble ver encajar al mundo tan bien...

por ahí veo una pareja que cree que se ama
camina mirando el mundo con los mismos ojos
pero a veces las miradas cambian
a esta altura de mi vida las he visto cambiar

en un momento puedes ver sus fantasías

puedes ver sus sueños


y me pregunto ¿cual cresta será mi sueño hoy?

solo sueño con el pasado

veo reminiscencias a cada rato
y un futuro impredecible
sueños sin sentido...


prefiero el presente
lucho por vivir el momento

lucho contra el fantaseo
ese fantaseo que se cree realidad


ya no estoy llorando

solo estoy triste...

triste por haber idealizado al amar

triste por haber sido feliz en tal mentira mía
esa mentira que me cegó se volvio mas bien algo enfermo
porque me llevó a la adoración
y finalmente a la decepción...

poner al ser amado en un pedestal

investirlo o desecharlo


mi amar en este momento sigue siendo algo enfermo


así que... te amo


jueves, 7 de febrero de 2008

Pre-periplo por las Torres


Chakra austral de la madre tierra

quiebre volcánico entre el pacífico y pampánico
llego a ti mentalmente días antes
sin peso de mochilero o equipamiento alguno
recorro tus parajes onírico-caricaturescos



no necesito ahora mapa o señalización alguna
transito libremente, duermo a la intemperie sobre tus cuernos
despierto, salto entre la Cumbre Central y la Punta Bariloche
me tiro al precipicio... soy una pluma cayendo
me baño en las turquesas aguas del lago Pehoé
trepo intrépidamente el "canino" glaciar
tomo asiento, saco mi whisky y un vaso de mis bolsillos
lo preparo a las rocas, tomo un sorbo, veo el atardecer...

Las nubes del poniente me advierten la proximidad de un frente
me desnudo y canto por la venidera borrasca
bailo ahora entre los copos que se precipitan pacíficamente

el sol se abre camino entre las nubes para ver el espectáculo
la nieve se vuelve una lluvia desenfrenada y refrescante
la ventisca hace danzar el paisaje
veo formarse un arco iris a mi lado, lo uso como trampolín sobre un río, veo desprenderse un pedazo del increíble glaciar...

y despierto

oh... torres de ensueño, magnifico rincón de fantasía