jueves, 21 de mayo de 2009

Danza Fibonacci




y la veo acostada junto a mí
y me veo sobre el sofá de su casa
agotado y sin fuerzas
capaz de levantarme por compromisos
de desgastarme por quienes quiero
y pienso en ella, dormida , junto a mí


Soy yo, el miedoso, el quedado, sin iniciativa por lo que quiere, de alguna manera sedado, que es buscado e invitado. Se interesa, observa y se aleja sigilosa y premeditadamente...
Soy tú, su complemento, la intensa, cálida, receptiva, activa y coqueta. La que sabe lo que quiere, lo incorrecto...
Soy yo, el infiel, acallado y enmascarado, maniatado por sí mismo, el proyectivo...
Soy yo, gozadora, insaciable, histérica, mentirosa, agresiva e ingrata... dependiente.
Soy ella, sensible, asquienta, responsable, acorazada, moralista, insegura y anal...
Soy él, un celoso compulsivo, agresivo e impulsivo, un enfermo, un idiota...

Soy el patán, luego el malo, soy mckenzee, roger waters, troyanotz, el coso, tío joy, el pigso; soy tu hermano, tu hijo, un doctorcito, un soquete, el chascón

Subo un peldaño más en la escalera
puedo ser ambos tomados de la mano
vamos creciendo

A veces un paso arriba o abajo
mirando en cualquier dirección
solo o acompañado
a tu izquierda o derecha

No soy lineal
soy espiral
soy la conciencia
y esta es mi danza

1 comentario:

Jorge Giubergia Ulloa dijo...

rapido, productivo, potente, autentico y radical, cual torbellino en espiral; cual Mania acompañante del Eros.